¡AY NICO! Encargado de negocios de los EE.UU. en Venezuela apoya sanciones a funcionarios de Maduro


El encargado de negocios de Estados Unidos en Venezuela, Todd Robinson, apoyó este viernes las sanciones económicas que su país ha aplicado en los últimos meses contra altos funcionarios del Gobierno de Nicolás Maduro.

“Me complace que las sanciones estadounidenses identifican y evitan que funcionarios corruptos y delincuentes venezolanos se trasladen a los Estados Unidos, usen nuestros bancos y hagan negocios con empresas estadounidenses”, dijo Robinson en un comunicado oficial difundido hoy.

El diplomático, designado en el cargo el pasado mes de diciembre, ofreció su primera recepción ayer en la embajada estadounidense en Caracas y desde allí hizo votos por el comienzo de una relación larga y fructífera.

“No podría pasar por alto el referirme al pronunciamiento del régimen de Maduro ayer. Las elecciones, cuando son implementadas de acuerdo a regulaciones y normas internacionales, son la base fundamental de la democracia”, dijo Robinson que criticó la decisión unilateral de celebrar las presidenciales el 22 de abril.

En este sentido, recordó que su país condenó el llamado a elecciones y afirmó que Washington está del lado de los venezolanos que tienen el derecho de contar sus votos en unas elecciones libres, justas y transparentes.

“Los Estados Unidos, junto a la comunidad internacional, están listos para brindar ayuda humanitaria en estos momentos en los que más se necesita”, prosiguió el diplomático tras negar que las sanciones contra altos funcionarios sean la causa de la crisis económica que aqueja a Venezuela.

Por el contrario, celebró que otros miembros de la comunidad internacional estén tomando medidas similares contra los principales dirigentes del chavismo, a quienes les han congelado activos y se les ha prohibido ingresar en varios países.

“El pueblo venezolano está siendo victimizado mediante la creación de entes ilegítimos y el secuestro de los electores a través de la comida y medicamentos. Todos ustedes merecen algo mejor. Se ha degradado la democracia usando una máscara que muestra todo lo contrario. Y esto no debe ser así”, agregó en su declaración.

Venezuela y Estados Unidos han tenido una relación de tirantez durante la última década por acusaciones de conspiración e injerencia emitidas en Caracas y por señalamientos de totalitarismo y corrupción hechos desde Washington.

En la actualidad, Estados Unidos mantiene vigente un decreto en el que considera a Venezuela una amenaza inusual, uno de los puntos más álgidos en la polémica entre ambos países que no comparten embajadores desde hace varios años.