¡SAQUEN CUENTAS! Celebrar un cumpleaños en Venezuela cuesta un ojo de la cara


La crisis de Venezuela ha acabado con las celebraciones en Venezuela, donde organizar una fiesta para los más pequeños de la casa, resulta además de una odísea para conseguir los productos, muy costoso al bolsillo de los padres.

La piñata más barata se encuentra entre los 35.000 bolívares y 50.000 bolívares, las tortas de panadería no bajan su precio de 80.000 bolívares, mientras que si mandas a hacerla personalizada, el costo mínimo es de 300.000 bolívares.

Las fiestas infantiles siempre contaban con cotillones, pasapalos y una decoración tématica de los personajes favoritos del niño, sin embargo, organizar una reunión con bombos y platillos tiene que inventir un mínimo de 700.000 bolívares.

 

Sean cuáles sean las características del festejo, la buena intención siempre será genuina para celebrar con los seres queridos. Festejar un año más de vida podría ser un paliativo en contra de la adversidad y los tiempos de difíciles.