¡DE IMPACTO! La oposición podría ser quién mantiene firme al oficialismo


La tormenta desatada recientemente en el seno de la oposición ha abierto una serie de especulaciones acerca de si ya la alianza, encarnada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), implosionó o puede continuar.

Esta diatriba interna ha generado múltiples acusaciones entre los partidos que integran la alianza, hasta el punto de que varias figuras claves como el exgobernador de Miranda, Henrique Capriles, ha tomado decisiones como abandonar la MUD por cuestionar el rol asumido por Henry Ramos Allup y su partido, Acción Democrática; así como hay quienes, como el líder de Avanzada Progresista, Henri Falcón, ha hecho llamamientos a crear una nueva coalición de partidos para hacer frente al gobierno nacional.

Tal actitud ha hecho que voces disidentes asuman eso como “colaboracionismo” de algunos de esas organizaciones, el cual ha favorecido al oficialismo en su afán por mantenerse en el poder que ostenta desde hace ya más de 18 años.

Pero, ¿han mostrado los partidos opositores reales actitudes que permitan aseverar que de alguna manera han pactado con el Gobierno?

¿Hay partidos considerados “favoritos”?

La relación gobierno-oposición, mediáticamente hablando, no ha sido de las mejores en los últimos años. Diversas circunstancias políticas, consideradas “irregulares” los ha enfrentado; desde la ocurrencia de presos políticos, inhabilitaciones para el ejercicio de cargos públicos y otras sanciones han abierto brechas entre ambas tendencias.

Las organizaciones más golpeados por tales situaciones han sido las jóvenes Primero Justicia, Voluntad Popular, Avanzada Progresista y Vente Venezuela. Varios de sus directivos y militantes se encuentran tras las rejas por diversas causas (caso Leopoldo López, Gilber Caro, Yon Goicochea, Daniel Ceballos y otros) y otros han sido objetos de inhabilitaciones (Henrique Capriles, María Corina Machado, Adriana D’Elia) .

A esas retaliaciones de origen legal o políticas podrían sumarse otras irregularidades como prohibiciones ilegales de salida del país o anulaciones de pasaportes. no solo para los activistas de los mencionados partidos sino también para sus familiares.

A algunos, en estos momentos de grandes divisiones, les ha causado algo de asombro que a lo largo de los últimos tiempos, entre los considerados “grandes enemigos” del Gobierno, en buena parte quienes acompañan al Psuv entre las toldas que puntean la preferencia de las mayorías, muy pocos hayan sido tocados por el látigo inquisidor rojo.

Se asevera que Acción Democrática ha corrido con “suerte” a la hora de enfrentarse al Gobierno. Quizás por astucia política, lograda por la larga trayectoria de su dirigencia, el partido blanco se ha salvado de muchas de esas acciones.

Una voz radical

En una reciente reflexión, el abogado Enrique Aristeguieta Gramcko, miembro de la Junta Patriótica que derrocó al dictador Marcos Pérez Jiménez en 1958, asevera que nada de ello es casual y directamente señaló al secretario general de AD de mantener una actitud sospechosa.

“Henry Ramos Allup, cuando presidía la Asamblea Nacional, no demostró el debido interés en el tema de la destitución de Nicolás Maduro a causa de su nacionalidad colombiana. En ese entonces no entendía del todo su conducta, pero ahora lo veo más claro”, aseveró.

El presidente de la organización Gran Alianza Nacional (GANA), ha sido crítico de los pasos que se han seguido la MUD en los constantes intentos de diálogo y siempre ha hablado de una reestructuración de la MUD.

“Sería muy lamentable descubrir que el secretario general de Acción Democrática hubiese tenido un pacto con el régimen de Maduro, porque AD, con sus errores y defectos, no se merece una conducta semejante”, añadió.

Caraota Digital