¡LAMENTABLE! Los Caracas se cae a pedazos por culpa de la mala administración


Una de las puertas de la reja perimetral que da acceso a las instalaciones de la piscina de agua salada de la Ciudad Vacacional Los Caracas, está forzada. El complejo recreacional es un modelo ideado por el arquitecto Carlos Raúl Villanueva e inaugurado en agosto de 1955.

Cerca de 20 metros de camino cubierto de monte conducen a la que fue desde aquel año la primera piscina de agua de mar en América Latina. Todo el lugar está cubierto de maleza. El Botuco, edificación donde se encuentra la piscina, con su salón de fiestas en el nivel 2, las duchas, baños en la planta baja y las áreas de esparcimiento, se cae a pedazos.

El complejo turístico, constituido por casas y pequeños edificios equipados, dispensario médico, salas de cines, mercados, restaurantes, una iglesia y un río de agua dulce, fue clausurado en 1996 y en 2002 abrió nuevamente, luego de ser recuperado y entregado a una cooperativa para su mantenimiento por el entonces presidente Hugo Chávez.

15 años después, de la piscina solo queda un pozo oscuro y maleza que ha crecido más de un metro en los espacios que sirvieron de descanso a centenares de venezolanos y turistas en temporadas vacacionales.

“La piscina estaba funcionando 100%, pero esa gente que iba a administrarla a través de una cooperativa lo que hizo fue despilfarrar el presupuesto para el funcionamiento de las áreas, y repartirse 11 millones de bolívares cada uno. Luego la recibió Daniel Ferreira, que estaba haciendo una importante inversión, pero inexplicablemente le retiraron la concesión. Desde entonces la han saqueado y está abandonada”, contó Julio Araque, ex trabajador del desaparecido Incret, que administraba la ciudad vacacional, y de uno de los pocos establecimientos de comida que quedan. Ignoran cuándo retomarán los trabajos de recuperación. “Están esperando que todo se desplome. Esos son espacios que darían empleo y se pierden por desidia”, afirmó.