¡AY PAPA AGÁRRARESE! Estados Unidos revela nexos multimillonarios de Diosdado Cabello


El enorme volumen de casos de lavado de dinero, fraude, pago de sobornos y cualquier otro tipo de operaciones ilícitas que implican venezolanos conectados con el régimen de Nicolás Maduro constituyen un reto a la capacidad de las agencias federales norteamericanas que se encargan de investigar y procesar esos casos ante la justicia estadounidense.

En un informe realizado por la organización no gubernamental Freedom House, con sede en Washington DC, se informa sobre la existencia de un récord de inversiones y actividad en territorio norteamericano vinculado a altas figuras del chavismo y el actual madurismo, entre quienes se encuentra el constituyentista Diosdado Cabello.

El reporte asegura que Cabello tiene un historial de relaciones “financieras” con los Estados Unidos, a través de presuntos testaferros con empresas, cuentas bancarias y propiedades en territorio norteamericano, entre los cuales se encuentra Rafael Sarría, un empresario que pasó de ser un vendedor de seguros con una fortuna modesta, a uno de los boliburgueses más acaudalados de Venezuela, gracias a su estrecha relación con el segundo hombre más poderoso del chavismo.

os negocios desarrollados por Sarría estuvieron estrechamente ligados a las posiciones ocupadas por Cabello, de acuerdo a fuentes cercanas al empresario, principalmente durante el período en que Cabello ocupó el ministerio de Infraestructura, entre 2002 y 2003, y la gobernación del estado Miranda, entre 2004 y 2008.

Entre otras propiedades, Sarría adquirió un apartamento de lujo en Manhattan valorado en 7 millones de dólares, y una serie de lotes de terreno a un costo de más de 20 millones de dólares en la localidad campestre de Plantation, al norte de Miami.

También controlaba media docena de firmas registradas en la Florida. Según fuentes familiarizadas con los negocios de Sarría, al menos una importante entidad bancaria nortemaericana, cerró una cuenta a su nombre luego que no pudo explicar el origen de depósitos por varias decenas de millones de dólares.