¡UNA VERDADERA DESGRACIA! Alrededor de 25 ancianatos podrían cerrar sus puertas por la crisis que arropa al país


En un país donde 9,71% de la población es de la tercera edad, según el INE, el pronóstico de vida luce incierto para quienes pasan sus últimos días en el regazo de los geriátricos, instituciones que, al igual que los hospitales y otras entidades de asistencia social, están acorraladas por el hambre, la escasez de medicamentos, las fallas de servicios básicos y la crisis política que anula la apertura de cualquier corredor de ayuda humanitaria, reseña El Universal.

Un informe enviado recientemente a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y realizado por Convite, un observatorio de derechos humanos, precisa que de 130 instituciones orientadas a la atención de adultos mayores en el Área Metropolitana y Miranda, 71 son casas hogares, neutralizadas por la inflación y la incapacidad de sostenerse.

El documento agrega que 35% de las residencias geriátricas, lo que equivale a 25 establecimientos, evalúa la posibilidad de no prestar servicio durante el último año. Entre las razones, los representantes arguyen el alto costo de los alimentos y el déficit financiero para atender nuevos ingresos.