¡ADMIRABLE! Mujer diabética afirma no abandonar la calle hasta lograr la libertad en Venezuela


“Vengo a las marchas porque mis hijos se fueron del país. Soy diabética, no consigo los medicamentos. Para morir en una cama, prefiero que sea en una protesta de estas. Igualmente me voy a morir y en mi casa no me voy a quedar”, manifestó con determinación la “abuela del casco rojo”.

La mujer de 58 años de edad es diabética y desde hace varios meses tiene suspendido el tratamiento para controlar la enfermedad, debido a que no consigue la medicina ni otros dos fármacos que le pueden servir de paliativo. “Estoy expuesta a caer en un coma diabético, no se consigue nada”, lamentó.

“No tengo miedo. Me han dado perdigonazos y el miedo lo perdí. Ese dolor no es tan fuerte como perder a Venezuela. Prefiero morir en la calle, en resistencia, que en una cama”, expresó mientras mostraba varias heridas de perdigones en los brazos.

“Esos muchachos van a tener un futuro garantizado aquí en su país, lleno de todo lo que nos merecemos”, afirmó.