¡NO TIENEN PAZ! Familiares de policías son desplazados de sus viviendas o asesinados


Los conflictos entre grupos delictivos son la causa del destierro de familias o de agentes adscritos a algún organismo policial, a quienes se les dan no más de 24 horas para desalojar sus viviendas, muchas veces sin poder llevarse nada.

En el peor de los casos, los integrantes del grupo parental son asesinados progresivamente como advertencia: la palabra del hampa debe cumplirse o todos pagarán las consecuencias. Al delincuente no lo intimida el uniforme ni el calibre del arma de reglamento. Si un policía vive en barrio, la medida va para él también.

Los desplazamientos por el hampa cobraron fuerza en sectores como El Valle, La Cota 905 y Valles del Tuy, denominados territorios de paz una vez aplicadas las primeras Operaciones de Liberación del Pueblo.

La quema de los cuerpos de Endy Daniel Flores Moreno, detective agregado, y de su pareja de nombre Beicy Carolina Sánchez, dejan un mensaje a la comunidad: quienes no acatan las órdenes del pranato en el barrio son desplazados o asesinados.

Un oficial, indicó que la quema de los funcionarios no fue una orden directa del pran. “Se comieron la luz, como dicen los malandros. Al detective se le había advertido y tenía tiempo de buscar sus cosas en una semana. Estos muchachos quisieron alcanzar un estatus en el grupo y la orden de muerte no estaba dada”, aclaró.