¡IMPECABLE! El nuevo artículo de Leonardo Padrón no le gustará a Maduro: “La alumna que retrató a un país”


Pasó un domingo, día feliz para cualquier estudiante del planeta porque no hay pizarrón ni escrutinio. Pasó frente a las cámaras de televisión, lo que entrañaba el posible fogonazo de una fama fugaz. Pasó ante el Presidente de la República, que no es poca cosa, sino todo, porque ante él uno quisiera decir lo que nos falta e indigna, lo que nos mata, lo que nos ha vuelto penumbrosos. La estudiante, diáfana en sus 16 años, nítida en sus mejillas, se hizo voz de todo un colegio, más aun, de un país entero con todos sus kilómetros cuadrados de agobio y penitencia.

Una estudiante que no ostentó carnet de la patria alguno, sino su simple carnet de estudiante del Liceo Benito Canónico de Guarenas. Una estudiante, con sonrisa de arcángel, que ha hecho el milagro de sanar las heridas de su colegio en dos minutos treinta segundos de honestidad comunicacional.

Dulbi Tabarquino, en la recta final de su bachillerato, tuvo su oportunidad de oro y, con el respeto que supone dirigirse a la autoridad máxima del país, y quién sabe si con su corazón “bolivariano y revolucionario” (que así categorizó al gobierno), hizo una rápida lista de los agravios que sufre el liceo donde estudia.