Editorial de El Nuevo Herald: Las artimañas de Maduro cierran el paso al cambio


Nuevamente la democracia en Venezuela está en grave e inminente peligro de extraviarse por las intenciones pérfidas que por desgracia el régimen de Nicolás Maduro viene maquinando desde las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre. Sin rubor, arrecia contra la voluntad del pueblo venezolano que reclamó a voz en grito el cambio.

El resultado de los comicios arrojó un categórico rechazo a la ruina económica, a la inseguridad jurídica y ciudadana, al autoritarismo gubernamental, a la inestabilidad política y social, en los que naufraga el país asfixiado por la corrupción, represión e incompetencia del infame Socialismo del siglo XXI. El grueso de los votantes habló claro: para velar y gestionar sus intereses, llevar hacia delante el progreso y dirigir la transición a la normalización democrática, prefiere a la alianza opositora. Abundan, desde luego, las razones, como la arena de la mar.