¡DIRECTO A MADURO! ¿Por qué Venezuela no quiere observadores internacionales el 6D?


Las elecciones que ganó Nicolás Maduro por la mínima a Henrique Capriles en 2013 tras la muerte de Hugo Chávez significaron el principio del fin para la credibilidad internacional del oficialismo. Dos años más tarde, la situación es crítica para Venezuela con la economía por los suelos, la tasa de homicidios (82 por 100.000 hab.), la pobreza en los hogares (48,4%) subiendo y las colas en los supermercados donde el coste de los productos no importa tanto como el tiempo de espera. En este escenario, el próximo 6 de diciembre se celebrarán unas elecciones parlamentarias decisivas para el país, que apuntan al cambio político si no se equivocan las encuestas.

Pese al optimismo de la oposición, a quienes los sondeos les otorgan hasta 20 puntos de diferencia frente al oficialismo, el resultado puede ser aún bien diferente.

“En las presidenciales se registraron varios abusos de los poderes del Estado para la campaña, como la nula presencia de la oposición en los canales públicos, gran inequidad en la financiación”, declaró el investigador de la U. Carlos III de Madrid y conocedor del sistema electoral venezolano desde hace 25 años, Manuel Hidalgo.