CLAUDIO NAZOA: Yo era como ustedes


¿Han sintonizado Globovisión últimamente? ¿Verdad que da cosita verlos convertidos en un apéndice chiquitico de VTV? No tengo nada en contra de quienes trabajan allí. Por el contrario, tengo muchos amigos, casi familia dentro de Globovisión. Pero es descarada la línea editorial que tienen, creyendo que por eso se van a salvar de estos malucos que intentan gobernar a Venezuela.

En VTV, señores talentosos, antaño luchadores y contestatarios, están hoy sumisos y convertidos en adulantes.

Dan pena las cadenas presidenciales donde militares y ministros, de rostros lisonjeros, aplauden y aplauden. Lo hacen sin pensar. Sin entender. Sin darse cuenta de la responsabilidad que llevan a cuestas. ¿Qué dirán en su casa cuando la familia les pregunte por qué aplaudían?