Golpe de Estado en Burkina Faso un año después de la caída del presidente


Los militares de la guardia presidencial de Burkina Faso que el miércoles tomaron como rehenes al presidente y a miembros del Gobierno anunciaron este jueves la disolución de las instituciones del país, casi un año después de que fuera derrocado el expresidente Blaise Compaoré.

En octubre de 2014, cientos de miles de burquineses tomaron las calles para echar del poder a Compaoré, que llevaba 27 años al frente del país.

El jueves por la mañana, casi un año después, asistieron impotentes a la proclamación de un golpe de Estado militar en la televisión nacional.

Los soldados del Regimiento de Seguridad Presidencial (RSP), un cuerpo de élite del ejército y guardia pretoriana del expresidente Compaoré, actualmente exiliado en Costa de Marfil, anunciaron haber “disuelto” las instituciones de la transición y prometieron organizar “elecciones inclusivas”.

El general Gilbert Diendéré, exjefe del Estado Mayor del expresidente, se puso al frente de un Consejo Nacional de la Democracia (CND), el nuevo poder implantado por los golpistas, indicó el propio CND el jueves en un comunicado.