¡ESCLAVITUD DEL SIGLO XXI! La Médico cubana relata su pesadilla en Venezuela: “Nos tenían como a perros en un albergue”


Tania (nombre ficticio) es una de los 3.525 trabajadores del Ministerio de Salud Pública residentes en Camagüey que colaboran en alrededor de 50 naciones de todo el mundo. Su misión médica en el extranjero acaba de terminar y ahora trata de adaptarse de vuelta a su país. Sin embargo, dos años fuera de su provincia natal han cambiado a esta especialista en terapia y rehabilitación para siempre.

“A pesar de todas las dificultades a las que me tuve que enfrentar allá, tengo la impresión de que al regresar he viajado atrás en el tiempo”, explica. Su estancia en Venezuela no estuvo exenta de contratiempos. Viviendo en un barrio pobre de Caracas, Tania tuvo que lidiar con la violencia, el desabastecimiento y la ojeriza que levantan entre muchos venezolanos los cubanos que se encuentran en misión oficial.

En Venezuela laboran 2.063 cooperantes provenientes de esa provincia cubana. La mayoría brinda servicios en las llamadas misiones Barrio Adentro y Operación Milagro. Varios colegas de Tania fueron distribuidos por los estados de Apure, Aragua, Carabobo, Guárico, Miranda y Zulia. Ella dice haber “tenido más suerte” al quedarse en la capital, “donde hay más opciones”.

De los 323 técnicos de la salud camagüeyanos que se contabilizaban a mediados de este año en el país sudamericano, no todos han llegado hasta el final del tiempo reglamentario. “Tuvimos múltiples deserciones y una manera de evitar que la gente se siguiera escapando para Colombia o Estados Unidos fue retirar el pasaporte a todos nosotros”, explica esta mujer. Y asegura: “Nunca se me pasó por la cabeza irme, porque aquí tengo a mis dos hijos y después me castigan y no puedo verlos en años”, detalla.

A través del programa conocido como Cuban Medical Professional Parole (CMPP), desde 2006 quedó implementada una disposición que permite a galenos cubanos que participan en misiones médicas oficiales, acogerse a un visado para entrar a Estados Unidos. Más de 720 profesionales de salud de la Isla se habían fugado de Venezuela desde enero a finales agosto de este año.