121 policías y militares están implicados en extorsión este año ¡Y EL GOBIERNO LOS DEFIENDE!


El 6 de agosto, detectives de la subdelegación Anaco del Cicpc se presentaron en el comando de la policía municipal de esa población. A las 11:00 am salieron de allí con 4 oficiales del cuerpo preventivo, que esa misma mañana supuestamente exigieron Bs 50 mil a un comerciante de 43 años de edad, pues de lo contrario le decomisarían su vehículo, debido a “problemas con los seriales”.

Una semana después, en Cumaná, un grupo de residentes de la calle Libertad impidió la detención de un mecánico al que el Cicpc supuestamente le pedía Bs 200 mil para no aprehenderlo. Ya la víctima había entregado Bs 150 mil, pero los policías querían presionar para hacerse del resto de la plata. El caso es investigado por la Guardia Nacional.

Escenas como estas se repiten en casi todo el país. Funcionarios que se supone deberían contribuir a la aplicación de las leyes se aprovechan de sus posiciones para obtener dinero o prebendas mediante amenazas. A esto se le llama extorsión.

Según el ex jefe de la oficina de Cicpc que investigaba estos delitos, comisario Sergio González, la participación de agentes de cuerpos policiales en este delito siempre ha sido frecuente, pero en la actualidad se ha incrementado al mezclarse la deficiente selección de los nuevos cuadros policiales con el deterioro de las condiciones económicas.

“Es lamentable, pero ya no se ve compromiso en los nuevos agentes. Pareciera que solo están detrás del dinero”, expresó.