Nicolás Maduro, ¡vergonzosamente es colombiano!


Lo que acaba de ocurrir a Colombia en el seno de la OEA, sobre la convocatoria para la cumbre de cancilleres, con el fin de tratar el problema fronterizo, nos deja más que perplejos, los embajadores no entendieron ni dimensionaron la magnitud de la tragedia, que están padeciendo nuestros compatriotas, con toda clase de abusos y violación de los más elementales derechos humanos, de parte de la guardia venezolana.

La situación que se vive en la frontera colombo – venezolana, orquestada por el presidente Nicolás Maduro, tiene unos ribetes más allá del cinismo y la vergüenza, puesto que se trata de un individuo sin ninguna preparación y falto de personalidad, que cree en el espíritu del difunto Chávez, para dar rienda suelta a sus criminales actos de gobierno, siempre se le aparece en forma de pajarito embadurnándole la cara de estiércol, Maduro, en medio de su ignorancia acepta que es su espíritu convertido en la pomada milagrosa para solucionar los graves problemas que el mismo ha propiciado desde que arbitrariamente asumió el poder.

Colombia y Venezuela son dos países hermanos, nacidos en la misma cuna de libertad Bolivariana, que desde sus inicios como repúblicas independientes, siempre se han cooperado y respetado sus puntos de vista fronterizos, aliados en todos los menesteres de naciones hermanos; el comercio binacional fue el más dinámico, especialmente cuando se creó el Pacto Andino, – hoy Comunidad Andina de Naciones, CAN-, con la participación de sus homólogos: Ecuador, Perú y Bolivia.

Todo fue dinámico desde 1.968 hasta la asunción del Chavismo al poder, cuando empezó a colocarle cortapisas al comercio de integración andino, hasta que finalmente y sin respectar los tratados internacionales suscritos, se retiró unilateralmente, aquí empezó la gran debacle para el comercio subregional, propiciado por el entonces presidente Chávez, que en vez de fortalecerlo, prefirió atacarlo hasta dejarlo herido de muerte, que es donde hoy se encuentra, sin mayores posibilidades de recuperación.

Son varios los intentos que han hecho nuestros gobiernos por restablecer tan importante comercio binacional dentro del esquema de la normatividad andina, pero, lamentablemente siempre se han encontrado con una serie de obstáculos, que hacían prever lo que actualmente está sucediendo, puesto que son miles y miles los comerciantes e industriales, que gracias a este dinamismo comercial se radicaron en Venezuela, y son también miles las familias colombo – venezolanas con hijos nacidos en ambos países y de donde se deriva un estado de: Patria y Pertenencia, que solamente un gobierno de las calidades inhumanas y arbitrarias de Nicolás Maduro, ni las sabe entender, ni mucho menos interpretar.