Accionista de Falabella y situación en Chile: “Me da miedo llegar a ser una Venezuela”


Liliana Solari, presidenta honoraria de Bethia -grupo económico que controla Falabella-, aseguró en una entrevista que el holding que representa ya no está invirtiendo en Chile, porque “hay mucha inseguridad, no existen garantías para invertir”.

Una crítica visión a la actualidad económica de Chile realizó Liliana Solari, presidenta honoraria de Bethia, matriz de inversiones de la empresaria, quien a su vez es una de las controladoras de Falabella, y que aseguró que ya no está invirtiendo en el país.

En un entrevista dada al Diario Financiero, la empresaria señaló que “hay mucha inseguridad, no hay garantías para invertir. Nosotros como Bethia no estamos invirtiendo”.

Solari responsabiliza al enfriamiento económico, ya que “conlleva que haya menos trabajo. Codelco mismo ya está hablando de despidos porque no le da el valor del cobre. Eso es anexo al tema tributario y a los temas laborales… Es un conjunto de cosas que están llevando al país a una decadencia. Me da miedo llegar a ser una Venezuela”.

Al ser consultada de qué forma se podría cambiar la situación, la representante de Bethia señaló “que haya seguridad, gobernabilidad. Que haya verdadera justicia, donde se castigue a los malhechores y no a los buenos… Hay que dar más seguridad para los inversionistas, cambiando las reformas. Nadie dice que no se hagan, pero lo primero que habría que hacer es una reforma a la justicia y darle más autoridad a Carabineros”.

Agregó que también se necesita “que nos dejen invertir. Que den señales de que uno puede hacer las cosas bien y no va a perder. Y no se trata de ganar más o menos, porque cuando uno invierte también estamos ayudando a mucha gente”.

Junto con señalar que ella no esperaba nada del gobierno de Michelle Bachelet, hizo un llamado a las autoridades a realizar “ajustes” a las reformas tributaria y laboral y que “estudien bien lo que están haciendo en la parte tributaria y educacional”.

Con información de UnBombazo.com / Américaeconomía